Una jugada escrita

Silvano Fernández, es escritor, músico, compositor, actor, motero, son algunas de las destrezas de este santafesino. Iniciado en la lectura por el profesor Osvaldo Valli, y formado en el taller de Carlos Antognazzi. Integró el taller literario “La Puerta Verde”, coordinado por la profesora María Clara Gaziano.

Literatura 02/06/2024 Valeria Elías Valeria Elías

IMG-20240530-WA0036

Silvano, es un apasionado de la vida que en sus diferentes actividades busca expresar su pasión y su creatividad.

¡Qué jugada!

Fue una siesta de otoño. No sé bien el año, pero sí que estaba soleado y la remera alcanzaba para estar cómodo. Lo recuerdo tan bien como las palabras de mi madre al momento de la despedida:
— ¡Llevale una campera a los chicos, por si refresca!... por eso las tenía en mis hombros.
Jugábamos de local, y ese domingo apuramos los ravioles, no porque llegáramos tarde, sino para conseguir un “para avalanchas”. Cuando voy con ellos, busco colocarme detrás de uno, cosa de subirlos, y que, desde allí, pudiesen ver algo del partido. De paso, para no tenerlos todo el tiempo alzado.
Perfectamente ubicados los cuatro en una de las esquinas del perímetro, mis tres hijos y yo, a más de treinta minutos de comenzar el partido, el más chico, que ya había comenzado su rutina de juntar los papelitos del piso, dice:
— Pá, quiero hacer pis.
— ¡Pero recién llegamos, la puta digo!, golpeándome la frente con el puño, ¿No les dije que fueran de la abuela?
— Es que ahí no tenía ganas, respondió inocente.
Lo tomé de la mano. Antes de ordenarle a los otros dos que se quedasen custodiando el tan pretendido asiento en altura, cómplice le guiñé el ojo a una colorada que la tenía vista, por estar siempre con su bebé, en nuestro mismo sector de tribuna. Ésta, comprendiendo mi coyuntura del imposible desdoblamiento paternal, haciendo una mueca, que en idioma de padres significa “yo te los cuido”, acusó el recibo.
Salimos del baño. Lo primero que hice fue, observando hacia el codo, como mis gárgolas seguían sentaditas según lo asignado. Perfecto, me dije, mientras descubro que unas curvilíneas promotoras, junto a un muchachito de las inferiores del club, se aprestaban a repartir balones, arrojándolos desde el campo de juego, a la tribuna.

lars-bo-nielsen-Wu7hYE7Lzzs-unsplash

Lo que pasó a continuación, carece de lógica para explicarlo, como si de ante mano, hubiese sabido lo que iría a suceder.
Con mi mano izquierda, confirmé que los nudos de las camperas de los tres siguiesen alrededor de mi cuello, y con la derecha, tomé al peque por la espalda, y lo arrojé tan alto como pude, para que se prendiese del alambrado.
— ¡No te sueltes! — le advertí, mientras veía cómo una número cinco, surcaba el aire para incrustarse de lleno en la popular.
Un gordo en cuero, casi pelado, pero con rulos alrededor de las orejas, se elevó claramente por sobre el resto de los aficionados, extendiendo sus brazos a la gloria que parecía ungirlo. Pero por un zigzag del destino, ésta da de lleno en su frente y la indomable, comenzó a rebotar escalones abajo, elevándose cada vez más en cada salto, hasta impactar en la nuca de una chica que, ajena a la jugada, pitaba un cigarrillo, haciendo con su traspiés, se llevase puesto al muchacho que delante mío, saboreaba un choripán.
Y en ese hueco temporal, dócil y graciosa, después de un último y resignado pique, llegó dormida y sin aliento, a mis manos.
La abracé tan fuerte como pude. Enseguida la puse bajo mi remera, y haciéndome un ovillo, me arqueé para tensar mis músculos, pues sabía lo que se vendría.
 No fue difícil imaginarlo. Un tsunami humano, originado allá arriba dónde la parcialidad abrigó con sus manos la esperanza de recibir la redonda bendición, comenzó a descender furiosa y desilusionada, con claro destino de foso, destrozando ilusiones, caderas y tobillos.
La furia del norte me apelmazó.
Por cómo quedó mi rostro contra el muro de contención, que fortuitamente los abrigos cubrieron, la anécdota no hubiese sido tan grata. Lo cierto fue que la contramarea me descubrió último, y en el piso. De cara al cielo. Divisando un querubín que, prendido al olímpico, gritaba feliz a sus cuatro vientos:
— ¡Mi papá agarró la pelota! ¡Mi papá agarró la pelota!
 
Silvano Fernández

Te puede interesar
priyanka-singh-OVQKAJsVD9s-unsplash

Sabor a niñez

Valeria Elías
Literatura 07/04/2024

Ángel Felipe Alassia, nació en Villa Saralegui, departamento de San Cristóbal en un mes de junio frio y despiadado de 1953. Radicado en San Cristóbal al poco tiempo de nacer, donde hizo sus estudios Primarios, Secundarios, Terciarios y Universitarios. Docente rural jubilado. Escritor.

alice-alinari-MS371wlcGPo-unsplash

Apasionado despertar

Valeria Elías
Literatura 21/04/2024

María Beatriz Bolsi Pino. Nací un 15 de junio (Día del Libro en nuestro país), en Ceres, pequeño pueblo del noroeste santafesino, en donde viví, hasta los tres años. Me recibió, en tiempo de lapachos florecidos, la ciudad de Santa Fe. Con la poesía nos tomamos de la mano desde mi infancia: las clases de Declamación, los actos escolares, las lecturas que elegía, los borradores de los primeros poemas. Soy Profesora en Letras, egresada de la UNL, Institución donde también ejercí la docencia. Formé parte de grupos literarios y publiqué mis poemas en muchas Antologías.

star-of-the-sea-GSXqRHyvRM0-unsplash

La vocación de la palabra y el amor

Valeria Elías
Literatura 16/06/2024

Conocí al Padre Santiago Rebordinos Fernández OMI, de una forma mística, nunca imaginé que un cura podría ser un poeta. Sin embargo, es un poeta y un gran recitador. Su lectura y recitación, además de la biblia, es el Martín Fierro.

edward-kucherenko-gjqk_OxMi28-unsplash

Nuevo camino para renacer

Valeria Elías
Literatura 05/05/2024

Soy Jesús Goicouria, nací en Santa Fe, Capital. Teniendo la poesía como constante desde la escuela secundario, oscilé entre el trabajar y el estudiar el profesorado de filosofía. Desde febrero del 2023 resido en Villa María, Córdoba. Ahora, además de trabajar en la Cooperativa Obrera, continúo escribiendo poesía y ensayo.

nick-karvounis-UA3zSV9ze8U-unsplash

Historia e intimidades

Valeria Elías
Literatura 09/06/2024

María Elena Mazzei, nos cuenta que "todo empezó hace bastante tiempo cuando invitada por una amiga escritora concurrí por primera vez a un Encuentro de Escritores"

Lo más visto
laura-kapfer-hmCMUZKLxa4-unsplash

Día del libro, un amigo que siempre nos acompaña

Valeria Elías
Actualidad 15/06/2024

Primero fue una fiesta. en 1924, aquel Consejo logró que el presidente Marcelo T. de Alvear declarara la fecha como “Fiesta del Libro”. En 1941, a partir de una resolución del Ministerio de Educación, se cambió la denominación por “Día del Libro”, la cual continúa hasta hoy.

star-of-the-sea-GSXqRHyvRM0-unsplash

La vocación de la palabra y el amor

Valeria Elías
Literatura 16/06/2024

Conocí al Padre Santiago Rebordinos Fernández OMI, de una forma mística, nunca imaginé que un cura podría ser un poeta. Sin embargo, es un poeta y un gran recitador. Su lectura y recitación, además de la biblia, es el Martín Fierro.

Came + Secret Pyme y CNV

CAME firma convenios con la Secretaría Pyme y la CNV

Actualidad 14/06/2024

En el marco de una reunión del Consejo Directivo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) firmó junto a la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, Emprendedores y Economía del Conocimiento de la Nación un convenio para articular la promoción, difusión e implementación de cursos digitales de capacitación.

DSC08577

“Vidas en Corto” de Margarita Girardi

Literatura 17/06/2024

El jueves 13 de junio se presentó el libro “Vidas en Corto”, un compendio de cuentos escritos por Margarita Girardi, ilustrados por Verónica Martínez Castro y con la edición editorial de PAM! Publicaciones.